¿Tienes en perrito feliz?


Quién diga que los animales no expresan emociones, es porque nunca ha vivido con uno. Si has notado alguna de las siguientes señales ¡felicidades! Tienes una mascota feliz a tu lado.


Te hace regalos.
Se acerca a ti y pone algo en tu regazo, a veces es uno de sus juguetes, otras son presas u otras cositas que encuentra en el camino. Estos son «regalos» para sus propietarios que indican que quiere contribuir con su hogar.

Una mascota feliz tiene gran apetito.
¿Tú sientes las mismas ganas de comer cuando estás triste o enfadado? Las mascotas tampoco. En la mayoría de las especies, el apetito no excesivo es una señal de salud y bienestar. Si tu amigo come con entusiasmo las porciones que le sirves, está muy claro: es feliz y se siente a gusto.

Quiere estar contigo.
¿Tu perrito es de esos que te sigue incluso si vas al baño o la cocina? Que quiera estar a tu lado es un claro indicador de que se siente cómodo, protegido y feliz contigo.

Juega pero no destruye.
Un comportamiento habitual en los perritos es que muerdan sus huesitos de carnaza o sus juguetes, incluso pueden llegar a morder con suavidad a sus dueños porque la boca es uno de sus medios para explorar su entorno.

Curiosea.
Cuando se siente seguro y feliz, tiene la confianza de mostrar interés por el mundo que lo rodea y explorar su entorno; Por ejemplo huele las bolsas que trajiste del súper, a las visitas que llegaron a casa o se asoma por la ventana, todo es novedoso y atractivo cuando es una mascota feliz.

Confía en ti.
Si duerme contigo, lame tu mano o se pone de pancita para ti, significa que confía en ti sin reparos y no le importa ponerse en una situación vulnerable. En suma, tiene la certeza de que tú nunca lo vas a lastimar.

Tiene carita de felicidad.
Las miradas nunca mienten. Si cuando te mira tiene los párpados relajados, parpadea suavemente y le brillan los ojitos, es señal de que se ilumina al verte.

¿Cuántos de estas señales has visto en tu mascota?